Despido por bajo rendimiento

Derecho Laboral

Actualizado septiembre 2022

Intro

El despido disciplinario será declarado improcedente cuando la empresa no acredite en juicio que el bajo rendimiento es voluntario, grave y continuado. La empresa debe acreditar un rendimiento inferior al del resto de compañeros de trabajo.

Recuerda que cuentas con un plazo de 20 días hábiles para demandar por despido.

¿Te han entregado una carta de despido improcedente por bajo rendimiento?

¿La empresa alega que se ha producido una disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo?

Despido improcedente por bajo rendimiento

La empresa puede realizar un despido disciplinario si hay un descenso en el rendimiento laboral.

Si el despido no está bien hecho o no se encuentra correctamente justificado por la empresa en la carta de despido, el Juez declarará el despido improcedente.

Si te han despedido, te recomiendo que leas mi artículo sobre qué hacer en caso de despido.

Recuerda que cuentas con un plazo de 20 días hábiles para impugnar el despido.

Despido por bajo rendimiento estatuto de los trabajadores

El Estatuto de los trabajadores regula el despido disciplinario por disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo.

La empresa deberá explicar en la carta de despido los motivos por los que existe un bajo rendimiento.

Los hechos recogidos por la empresa en la carta de despido deben ser claros. Corresponde a la empresa demostrar en el juicio que lo indicado en la carta de despido es cierto.

El Juez no va a admitir ningún motivo que no se encuentre expresamente recogido en la carta de despido.

Si la empresa no puede acreditar el bajo rendimiento, o los hechos que se prueban en el juicio no son suficientes para justificar el despido, el Juez declarará el despido improcedente, debiendo abonarte la empresa la indemnización por despido correspondiente.

Despido disciplinario por disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo

La disminución en el rendimiento de trabajo debe ser voluntaria, grave y continuada. La sanción empresarial debe ser proporcional con la conducta del trabajador.

La Jurisprudencia insiste en que corresponde a la empresa acreditar que el trabajador está teniendo un comportamiento destinado a originar un perjuicio a la empresa.

Es fundamental que en la carta de despido se recoja un elemento comparativo que permita llegar a la conclusión de que realmente existe un rendimiento inferior al del resto de compañeros de trabajo.

La empresa tendrá que reunir en la carta de despido los datos que permitan comparar a todos los trabajadores que realizan la misma función en la empresa.

En mi experiencia, las empresas no suelen argumentar de manera suficiente este tipo de despidos. En todo caso, el trabajador cuenta con muchos argumentos jurídicos para defenderse.

Déjanos tu consulta:

Abogado laboralista en Madrid.

Mi despacho se encuentra en Madrid. La consulta presencial, en materia de despido, es gratuita.

Si quieres que analice tu problema jurídico y que te dé mi opinión sobre el mismo, escríbeme un correo electrónico o llámame para concertar una reunión presencial en Madrid o telemática.