Sobre mi

Arturo Rodríguez-Segade y Ruiz de Manzanares

Bienvenido. Soy Arturo Rodríguez-Segade y Ruiz de Manzanares. Nací en Madrid el 3 de abril de 1991.

Me gradué en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid en el año 2014. En diciembre de 2015 finalicé el Master de Acceso a la profesión de abogado, el cual cursé en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos.

En febrero de 2016, realicé el examen de acceso de abogacía. En el mes de junio, tras aprobar el examen, me colegié como abogado en el Colegio de Madrid.

Desde el mes de junio de 2016, empecé a colaborar con diversos compañeros de profesión, los cuales me aportaron su conocimiento y experiencia profesional, en los ámbitos laboral, civil y bancario del derecho.

En el mes de julio de 2019 decidí comenzar a ejercer de manera independiente, compartiendo desde ese momento y hasta la actualidad despacho físico con dos compañeros a los que admiro como profesionales del derecho.

Trabajo buscando soluciones jurídicas para mis clientes, en las áreas laboral y civil del derecho. Me gusta poder dedicarle a cada asunto el tiempo que requiere. De esta forma, puedo analizar detenidamente el problema que debo ayudar a resolver.

Muchas veces el derecho requiere de soluciones imaginativas. Que exista una tendencia Jurisprudencial concreta no significa que ese criterio deba prevalecer. En diversas ocasiones el sentido común me ha ayudado a obtener pronunciamientos favorables que en un principio no me parecían viables.

Creo firmemente en la honestidad y en la transparencia con mis clientes. Si considero que un asunto jurídico no es viable o es muy complicado, se lo digo al cliente desde un primer momento. Si el cliente se muestra receptivo y participativo en la resolución de su problema jurídico, le remito doctrina y jurisprudencia sobre su problema, a los efectos de que pueda comprender la viabilidad real de su procedimiento judicial.

Me gusta mucho mi trabajo, y también me gusta hablar sobre él. Algún día espero poder dedicarme no solo al ejercicio activo de la profesión en los Juzgados y Tribunales, sino también a la docencia.