Guía sobre

Despido disciplinario

Arturo Segade

¿Qué es un despido disciplinario?

El despido disciplinario es la máxima sanción que se le puede poner a un trabajador.


El trabajador no recibe indemnización por despido disciplinario.


El despido disciplinario se justifica con un incumplimiento grave y culpable del trabajador, mientras que en el despido objetivo, las causas no dependen del empleado, sino de la situación de la empresa.


El empresario no tiene que preavisar al trabajador con 15 días en caso de despido disciplinario.


En la carta de despido disciplinario, la empresa tiene que recoger los hechos que justifican el despido sin indemnización.


La empresa no podrá alegar en el juicio de despido hechos que no se encuentren recogidos en la carta de despido.


El despido disciplinario será declarado despido improcedente o despido nulo, cuando la empresa no pueda demostrar en juicio los hechos que se recogen en la carta de despido, o cuando estos hechos no sean de la gravedad suficiente para justificar el despido disciplinario.


Sanciones y faltas en el trabajo

Indemnización por despido disciplinario

El despido disciplinario no tiene indemnización por despido. Si la empresa reconoce la improcedencia del despido o el despido es judicialmente declarado improcedente, la empresa deberá abonarte la indemnización por despido disciplinario improcedente.


El empresario, junto con la carta de despido disciplinario, deberá entregar al trabajador el finiquito laboral, en el que se incluyen los salarios pendientes de pago y las vacaciones no disfrutadas a fecha del despido.


Como regla general, la indemnización por despido disciplinario improcedente es de 33 días por año de trabajo en la empresa, con un máximo de 24 mensualidades de salario.

Causas del despido disciplinario

El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, recoge las causas por las que se puede justificar un despido disciplinario:

Los convenios colectivos recogen otras causas específicas de despido disciplinario, adaptadas al ámbito de aplicación del convenio colectivo.


Es importante tener en cuenta que cometer uno de los hechos recogidos en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores no conduce por si solo a la declaración de despido disciplinario.


La sanción adoptada por la empresa deberá ser proporcionada. El despido disciplinario es la sanción más grave que puede imponer una empresa al trabajador.


Despido por bajo rendimiento

Consecuencias del despido disciplinario

Como consecuencia del despido disciplinario, el trabajador deja de trabajar para la empresa. Si tiene un periodo cotizado superior a un año en los últimos seis, tendrá derecho a solicitar el paro

 

En la carta de despido disciplinario tienen que recogerse los hechos que fundamentan el despido, y la fecha de efectos.

 

El despido disciplinario realizado de manera verbal, sin entregar al trabajador una carta de despido, será declarado judicialmente despido improcedente o despido nulo.

 

La empresa puede comunicarte el despido disciplinario por correo electrónico. Depende de cómo se realice, el despido será conforme a derecho.

 

La empresa solo podrá defenderse de los hechos que se recojan en esa comunicación de despido.

 

Si has recibido una comunicación de despido por correo electrónico o Whatsapp, lo mejor es que contactes con un abogado laboralista para analizar los pasos a seguir.

 

Dependiendo de la comunicación, habrá que valorar si es mejor seguir acudiendo a trabajar hasta que te entreguen una carta formal de despido, o demandar por despido improcedente.

 

Plazo para demandar ante un despido disciplinario

En caso de despido disciplinario, el trabajador cuenta con un plazo de 20 días hábiles para demandar por despido improcedente o despido nulo.


Este plazo de 20 días hábiles comienza a contar desde el día siguiente al de la fecha de efectos del despido. 


Antes de demandar judicialmente por despido, hay que presentar una papeleta de conciliación administrativa.


La administración cita a las partes para que intenten llegar a un acuerdo en relación con el despido. Si no hay acuerdo, el trabajador tendrá que presentar una demanda judicial por despido disciplinario improcedente o nulo.


Despido disciplinario procedente

El despido disciplinario será declarado procedente cuando los hechos contenidos en la carta de despido queden acreditados en el procedimiento judicial, y tengan la gravedad suficiente para justificar el despido realizado por la empresa.


Cuando se declara judicialmente procedente el despido disciplinario, al trabajador no le corresponde indemnización por despido.  


Despido disciplinario improcedente

Un despido disciplinario se declara despido improcedente cuando judicialmente se considere que los hechos recogidos en la carta de despido no han quedado acreditados, o no alcanzan la gravedad suficiente para justificar el despido disciplinario.

 

En caso de declararse la improcedencia del despido disciplinario, te corresponde una indemnización por despido improcedente.

 

La indemnización por despido disciplinario improcedente es de 33 días por año trabajado con la empresa, con un máximo de 24 mensualidades (45 días por año y un máximo de 42 mensualidades, por el periodo trabajado con anterioridad al mes de febrero de 2012).

 

 

Despido disciplinario nulo

El despido disciplinario será declarado despido nulo cuando los hechos no permitan justificar el despido disciplinario y quede acreditado que realmente se ha producido una vulneración de un derecho fundamental.


Si el despido es declarado despido nulo, la empresa deberá readmitir al trabajador y abonarle los salarios que no ha cobrado entre la fecha de despido y la de readmisión en la empresa.


Un ejemplo típico de despido disciplinario nulo es aquel en el que la trabajadora es despedida estando embarazada, y la empresa no es capaz de acreditar en el acto del juicio las causas recogidas en la carta de despido disciplinario.


Abogado laboralista en Madrid.

Mi despacho profesional se encuentra en Madrid. La consulta presencial en mi despacho, en materia de despido disciplinario, es gratuita.

 

Si quieres que analice tu problema jurídico y que te dé mi opinión sobre el mismo, escríbeme un correo electrónico o llámame para concertar una reunión presencial en Madrid o telemática.