INCAPACIDAD PERMANENTE. PRESTACIONES, GRADOS Y REQUISITOS [2021]

Como abogado laboralista, llevo muchos procedimientos judiciales de incapacidad permanente. En esta entrada te facilito un resumen con los aspectos fundamentales.

Si tienes cualquier duda en relación con tu incapacidad permanente, ponte en contacto conmigo para concertar una cita presencial en Madrid.

INCAPACIDAD PERMANENTE

(Actualizado, junio 2021).

Si tienes una enfermedad que te impide o dificulta trabajar, o no puedes trabajar como consecuencia de un accidente, tienes derecho a cobrar una prestación por incapacidad permanente del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Puedes solicitar una incapacidad permanente aunque no te encuentres trabajando. Únicamente deberás de cumplir una serie de requisitos.

Si te encuentras en situación de incapacidad temporal (IT), pasados los 545 días que puede prolongarse la incapacidad laboral, la Seguridad Social puede resolver de las siguientes formas:

1.- Alta médica.

2.- Prórroga de la baja médica hasta los 725 días.

3.- Inicio de expediente de incapacidad permanente.

En los supuestos de alta médica y, con independencia del recurso a la resolución, puedes realizar una solicitud para el reconocimiento y cobro de la prestación por incapacidad permanente.

Durante los primeros 365 días de baja médica, tanto la mutua como el INSS pueden darte de alta médica. En ambos casos, puedes recurrir el alta médica.

A los 365 días de baja médica, el INSS pasa a gestionar en exclusiva la prestación.

El INSS puede prorrogar tu baja médica hasta los 545 días, o darte el alta. Si te da el alta, puedes recurrir la resolución.

Los plazos para recurrir el alta médica son muy breves. Si te encuentras en esta situación, contacta a la mayor brevedad con un abogado especializado.

En esta entrada, vamos a profundizar en el procedimiento judicial de incapacidad permanente.

PROCEDIMIENTO DE INCAPACIDAD PERMANENTE. PLAZO PARA RESOLVER

Una vez iniciado el expediente de incapacidad permanente, bien a instancias de la Seguridad Social o por solicitud del trabajador, el INSS tiene un plazo de 135 días para resolver, tras los cuales se entiende que la solicitud ha sido desestimada por silencio negativo.

En los supuestos en que el expediente administrativo se inicia por el INSS, finalizado el plazo máximo de incapacidad temporal (545 o 725 días), los efectos económicos de la prestación de IT se prolongan durante la tramitación del expediente administrativo (hasta que se desestima la reclamación previa a la vía judicial).

Denegada la solicitud de incapacidad, por negativa o silencio, el plazo para presentar la reclamación previa obligatoria a la vía judicial es de 30 días hábiles administrativos (sin contar domingos ni festivos).

Una vez presentada la reclamación previa, el INSS tiene 45 días hábiles (sin contar sábados, domingos ni festivos) para resolver.

Ante la denegación o silencio, el plazo para presentar la demanda judicial es de 30 días hábiles.

GRADOS DE INCAPACIDAD PERMANENTE

Existen cuatro grados de incapacidad permanente. Dependiendo de la gravedad de tu cuadro clínico, te encontrarás en uno u otro grado.

1.- Incapacidad permanente parcial. Existen limitaciones que no impiden trabajar. Se tiene derecho al pago de una indemnización.

2.- Incapacidad permanente total. El trabajador no puede desempeñar su profesión habitual. Le corresponde una prestación equivalente al 55% de la base reguladora. Este porcentaje se amplia al 75% desde que el beneficiario cumple los 55 años.

3.- Incapacidad permanente absoluta. El trabajador no puede desempeñar ningún trabajo con el mínimo de rendimiento y asiduidad exigibles. Le corresponde una prestación equivalente al 100% de la base reguladora.

4.- Gran invalidez. El trabajador no puede desempeñar ningún trabajo y requiere de la asistencia de terceras personas para realizar las tareas más básicas del día a día.

REQUISITOS PARA OBTENER UNA INCAPACIDAD PERMANENTE

En los supuestos de accidente o enfermedad profesional, como regla general, no se exige periodo de cotización alguno.

En los supuestos de incapacidad permanente total y absoluta, los requisitos de cotización varían con la edad.

  • Los menores de 31 años necesitan haber cotizado la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en la que cumplieron 16 años y la fecha de la solicitud o hecho causante.  
  • Por su parte, los mayores de 31 años deben haber cotizado un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en la que cumplieron 20 años y la fecha de la solicitud o hecho causante, con un periodo de cotización mínimo exigido de 5 años. Un quinto de este periodo debe estar comprendido en los 10 años anteriores a la fecha de la solicitud o hecho causante.

Si en el momento de la solicitud el interesado no se encuentra dado de alta, en los supuestos de enfermedad común o accidente no laboral, se requiere un periodo de cotización de 15 años. 3 de estos 15 años deben estar comprendidos entre los 10 años anteriores a la fecha de la solicitud.

REVOCACIÓN DE LA INCAPACIDAD PERMANENTE Y RESERVA DEL PUESTO DE TRABAJO

Las prestaciones de incapacidad permanente son revisables. El interesado puede solicitar la revisión.

Por su parte, el INSS puede revisar la incapacidad, reduciéndotela en un grado o incluso, retirándotela. Estas decisiones son recurribles.

Una vez comunicada por parte del INSS la resolución por la cual te revoca el grado de incapacidad, cuentas con un plazo de 30 días hábiles administrativos para formular una reclamación previa a la vía judicial.

La reclamación previa se entenderá desestimada así mediante escrito de desestimación del INSS, como por el transcurso del plazo de 45 días hábiles.

Desestimada la reclamación previa, el interesado tiene un plazo de 30 días hábiles para presentar demanda judicial.

Los primeros dos años desde la concesión de la incapacidad permanente, el trabajador tiene derecho a la reserva de su puesto de trabajo en la empresa. Si el INSS le retira el grado de incapacidad, tendrá que ser readmitido en la empresa, en las mismas condiciones que tenía.

CONSIDERACIONES FINALES. INCAPACIDAD PERMANENTE

Dependiendo de la gravedad de tu cuadro clínico, así como de tu concreta profesión, podrás obtener un grado distinto de incapacidad. Conforme con el grado de incapacidad que se te reconozca y la base reguladora aplicable, cobrarás una determinada prestación económica por incapacidad permanente.

Para realizar el estudio de tu caso concreto, es muy importante contar con todos los informes médicos emitidos por la sanidad pública, en los que se detallen las circunstancias limitativas de la actividad laboral conforme tus patologías.

Es muy importante, si te encuentras inmerso o en vías de iniciar un procedimiento de incapacidad permanente, que contactes con un abogado especializado en este procedimiento.

En muchos casos, será igualmente necesario contar con un perito médico especializado en medicina del trabajo, que se encargue de realizarle un informe pericial y acuda al acto de juicio a ratificar el mismo.

CONTACTO. INCAPACIDAD PERMANENTE

Mi despacho profesional se encuentra en Madrid. La consulta presencial en mi despacho, en materia de incapacidad, es gratuita.

 arturo.segade@icam.es

644085663

Si quieres que analice tu problema jurídico y que te dé mi opinión sobre el mismo, escríbeme un correo electrónico o llámame para concertar una reunión presencial en Madrid o telemática.