DESPIDO OBJETIVO. RECLAMACIÓN DE IMPROCEDENCIA O NULIDAD [2021]

El Estatuto de los Trabajadores regula el despido por causas objetivas para aquellos supuestos en los que la empresa puede justificar una decisión extintiva, no en un incumplimiento del trabajador, como sucede en el caso de un despido disciplinario, sino en causas relacionadas con el funcionamiento y la situación de la empresa.

(Actualizado, junio 2021)

El artículo 52 del Estatuto de los trabajadores, establece que el contrato podrá extinguirse mediante la modalidad de despido objetivo, cuando se encuentre fundamentado en una de las siguientes causas:

1.- Ineptitud del trabajador.

2.- Falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo.

3.- Cuando concurran en la empresa causas económicas, técnicas, organizativas o productivas, que permitan fundamentar la decisión extintiva.

4.- Insuficiente consignación presupuestaria en relación con un contrato financiado por el Estado.

En la práctica, los despidos objetivos suelen producirse en los supuestos en los que las empresas se encuentran en una situación económica o productiva complicada, como medida para intentar paliar las dificultades empresariales.

CARTA DE DESPIDO OBJETIVO. INDEMNIZACIÓN Y PREAVISO

Para el caso de que la empresa para la que trabajas opte por despedirte por causas objetivas, deberá entregarte una carta de despido en la que se expresen y fundamenten las causas del despido objetivo.

Simultáneamente a la entrega de la carta de despido objetivo, la empresa deberá poner a tu disposición una indemnización equivalente a veinte días de trabajo por año de servicio en la empresa, con un máximo de doce mensualidades a pagar como indemnización por despido objetivo.

La empresa solo se encuentra eximida a cumplir con este requisito, tal y como dispone el Estatuto de los Trabajadores, en el supuesto de que la decisión extintiva se fundamente en causas económicas, y como consecuencia de las mismas no se pueda poner a disposición del trabajador la indemnización por despido objetivo.

En caso de despido por causas objetivas, la empresa debe preavisarte con quince días de anterioridad a la fecha de efectos de despido. La empresa puede incumplir con este preaviso si, junto con la indemnización por despido objetivo, te abona los quince días de trabajo.

DEMANDA DE DESPIDO POR CAUSAS OBJETIVAS

Si la empresa para la que trabajas te ha despedido por causas objetivas, tienes un plazo de 20 días hábiles (sin contar sábados, domingos ni festivos) para impugnar el despido.

En el artículo en que explico qué hacer en caso de despido, detallo los pasos a seguir, una vez recibes la carta de despido, siempre teniendo en cuenta los plazos procesales pertinentes, tras los cuales no podrás impugnar tu despido.

En la carta de despido, la empresa ha expuesto los hechos objetivos que fundamentan la decisión de despedirte. Como comentaba anteriormente, lo más frecuente es que la empresa proceda a despedirte de forma objetiva por causas económicas, productivas, técnicas u organizativas.

En la demanda de despido, procedes a negar los hechos que se contienen en la carta de despido. Lo más importante en estos supuestos es el hecho en sí de impugnar la decisión de despido, pues es la empresa la que, en el acto del juicio, deberá acreditar la veracidad de los hechos que fundamentan la carta.

IMPROCEDENCIA O NULIDAD. DESPIDO OBJETIVO

Un despido objetivo será declarado improcedente cuando la empresa no pueda acreditar la veracidad de los motivos alegados en la carta de despido o, aún cuando los acredite, los mismos no resulten jurídicamente suficientes e idóneos para permitir fundamentar la decisión extintiva.

Así, para el caso de que el despido objetivo sea declarado judicialmente como improcedente, la empresa podrá optar por reincorporarte en la empresa, abonándote los salarios de tramitación entre la fecha de despido y la de readmisión, o indemnizarte con una cantidad económica equivalente a 33 días de salario por año de trabajo en la empresa, con un tope de 24 mensualidades.

Por el periodo trabajado en la empresa con anterioridad al 12 de febrero de 2012, previo a la reforma introducida por el RDL 3/2012, la empresa deberá indemnizarte con una cantidad económica equivalente a 45 días de salario por año trabajado en la empresa, con un tope de 42 mensualidades.

Por su parte, el despido objetivo podrá ser declarado nulo, cuando se cumpla alguna de las situaciones tasadas legalmente (el ejemplo más típico es el caso de despido de trabajadoras embarazadas o trabajadores que se incorporan a su puesto de trabajo tras haber disfrutado de la baja por maternidad/paternidad).

En caso de declaración judicial de nulidad, la empresa se verá obligada a reincorporarte en la empresa, debiendo abonarte los salarios de tramitación entre la fecha de despido y la fecha de reincorporación en la empresa.

CONTACTO. DESPIDO OBJETIVO

Mi despacho profesional se encuentra en Madrid. La consulta presencial en mi despacho, en materia de despido disciplinario, es gratuita.

arturo.segade@icam.es

644085663

Si quieres que analice tu problema jurídico y que te dé mi opinión sobre el mismo, escríbeme un correo electrónico o llámame para concertar una reunión presencial en Madrid o telemática.