DESPIDO DISCIPLINARIO. RECLAMACIÓN DE IMPROCEDENCIA O NULIDAD [2021]

El empresario tiene la facultad de despedir al trabajador, sin abono de indemnización alguna, en los supuestos que se produzca un incumplimiento grave y culpable del trabajador, de la suficiente entidad para motivar la decisión extintiva.

(Actualizado, junio 2021).

El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, considera como incumplimientos contractuales que pueden argumentar la decisión de despido por parte del empresario los siguientes:

  • Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.
  • La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.
  • La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  • La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.
  • La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.
  • El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

FORMA DEL DESPIDO DISCIPLINARIO

Por su parte, el despido disciplinario deberá ser notificado por escrito al trabajador, haciendo figurar en la carta de despido que se entregue los hechos que motivan la decisión extintiva, así como la fecha de efectos del despido disciplinario.

Si el despido se produce de manera verbal el mismo será judicialmente declarado improcedente, o en su caso nulo, al no constar causa alguna de la decisión de despido.

Por su parte, la empresa solo podrá alegar en el acto del juicio, como defensa en relación con su decisión de despido disciplinario, los motivos que recogió en la carta de despido.

Cualquier otro hecho alegado en el juicio por la empresa y no recogido en la carta de despido, no será tenido en cuenta por el Juez a los efectos de declarar la procedencia del despido, aunque los hechos queden acreditados en el juicio.

En caso de despido disciplinario y, al contrario que en el supuesto de despido objetivo, el empresario no tiene que preavisar al trabajador con quince días de antelación a la fecha de efectos del despido.

No olvides que en caso de despido cuentas con un plazo de veinte días hábiles para demandar, y que es obligatorio presentar con carácter previo una papeleta de conciliación ante la administración provincial pertinente.

CALIFICACIÓN JUDICIAL DEL DESPIDO. DESPIDO IMPROCEDENTE O NULO

El Juez en su sentencia podrá resolver declarando el despido procedente, improcedente o nulo.

  • Despido procedente. El Juez declarará procedente el despido cuando considere que los hechos contenidos en la carta han quedado acreditados en el procedimiento y ostentan la entidad suficiente para justificar la decisión extintiva empresarial.
  • Despido improcedente. Por su parte, el Juez declarará improcedente el despido cuando considere que los hechos recogidos en la carta de despido no han quedado acreditados, o aún siéndolo, no revisten la suficiente gravedad para tener como consecuencia el despido del trabajador.
  • Despido nulo. El despido será considerado nulo cuando el mismo no resulte procedente conforme a derecho y la ley haya agravado la conducta empresarial ante el despido. Un ejemplo es el de las trabajadoras despedidas estando embarazadas, cuando no existe justa causa de despido.

En mi artículo sobre qué hacer en caso de despido, explico tanto los pasos a seguir si la empresa te entrega una carta de despido, como qué tienes derecho a solicitar judicialmente en caso de que te despidan.

CONTACTO. DESPIDO DISCIPLINARIO

Mi despacho profesional se encuentra en Madrid. La consulta presencial en mi despacho, en materia de despido disciplinario, es gratuita.

 arturo.segade@icam.es

644085663

Si quieres que analice tu problema jurídico y que te dé mi opinión sobre el mismo, escríbeme un correo electrónico o llámame para concertar una reunión presencial en Madrid o telemática.